Una noche especial.

IMG_20170608_131002_973

Le esperaba un largo día por delante, tenía muchas ganas, ilusión y nervios, muchos nervios. Todo estaba planeado, o al menos eso pensaba, pero ni se imaginaba como acabaría ese día que justo empezaba.

Se levantó más temprano de lo normal, desayunó bien, se duchó tranquilamente y se puso preciosa, quería que al verla le volvieran a temblar las piernas, como en la primera cita.

La primera vez que quedaron fueron a merendar y ella llevaba sudadera, tejanos y deportivas. Hoy iban a cenar y después a bailar un poco. Se puso un vestido negro, su favorito, se calzó sus tacones y se pintó los labios de rojo. Cogió el bolso y la chaqueta que llevó el día que se besaron por primera vez y saló de casa, no sin antes comprobar que lo levaba todo.

Se encontraron en el restaurante, llegó minutos más tarde que ella. Venía de trabajar,

pero la ropa no desentonaba con el sitio ni con la noche. Se besaron y se fueron a su mesa, la mesa de siempre.La cena fue espectacular, entre risas brindaron y pensaron en su futuro: En un piso más grande y más céntrico del que tenían, en un coche que no se estropeara tan a menudo, en los viajes que les encantaría hacer, en el viaje que harían en su luna de miel, si algún día la había y en adoptar, lo habían hablado millones de veces, les encantaban los niños y querían adoptar en un futuro un poco más lejano de lo que les gustaría.

Acabaron de cenar y se fueron a un bar de copas que estaba a dos calles. Habían ido muchas veces con sus amigos pero como era un día tan especial decidieron aprovechando que estaban allí. El gran momento se acercaba. No se esperaba nada.

23:50h. Les sirvieron la primera copa, salieron a bailar, ella dijo que tenía que ir al baño, que ahora volvía, era viernes noche y había mucha gente y sus nervios iban en aumento.

00h. Empezó a sonar su canción y la abrazó por detrás, al girarse ella se arrodilló, le dijo que la quería infinito, se puso la mano en el bolsillo, le cogió la mano y bum. El mundo paró.

La gente gritaba y corría para esconderse, para escapar de ese horror. Había sangre por todos lados, nadie entendía que estaba pasando. Ellas dos, cogidas de la mano como tantas veces habían dicho se fueron juntas hacia la eternidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s