Eternidad

La muerte decidió arrebatarme a 4 pilares bases de mi vida. Todas las «pérdidas» fueron igual de dolorosas y 2 demasiado seguidas. Pero tengo que admitir que pensaba que un pilar sería eterno.
Pensaba que estaría, con su sonrisa, iluminando mi boda. Pensaba que sería la madrina de mis hijos, de las primeras personas en cogerlos, quien les explicaría cuentos de tiempos remotos, cuando todo era más oscuro, pero la gente menos egoísta, tiempos en los que la vida pasaba por delante de los ojos y no a través de una pantalla, historias para dormir, historias fantásticas. Pensaba que sería la primera persona a quien le explicaría nuevos proyectos, viajes, trabajos, preocupaciones y alegrías.

Pero confundí eternidad con inmortalidad. Nadie es inmortal, pero Ella es eterna.
Sé que, aunque no de la manera que esperaba, estará el día de mi boda, que conocerá a mis hijos y que juntas compartiremos momentos, viajes, proyectos, preocupaciones y alegrías, sobretodo alegrías.

Y es gracias a Ella que no me da miedo pensar en la muerte. Sé que un día moriré, pero esa idea ya no me asusta, porque sé que, llegado el momento, ella estará esperándome, como cuando era pequeña y me venía a recoger a clase y así, cogidas de la mano, juntas, como siempre hemos hecho, caminaremos hacia la eternidad.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s