¡Bienvenido curso 2017-18!

1472727876_991216_1472727957_noticia_normal

Llega un nuevo curso, peor que la llegada de un nuevo año. Muchos propósitos, que el día 31 de Diciembre compruebas que los estés cumpliendo.

Pero todo cambia. 
Antes me preocupaba estar fantástica para ir a clase, era muy importante la ropa del primer día, ahora lo más importante es tener una buena agenda para organizarme, porque, por más que pasan los años, eso no mejora.
Antes buscaba el maquillaje más adecuado para clase, ahora busco tener muchos bolis de diferentes colores para marcar cosas. Antes pensaba en una libreta con colores, al final me cansé de que siempre me sobrarán hojas con el margen gris y opté por una libreta de un solo color, más fácil. Ahora los colores ya me dan igual, lo que me importa es tener un montón de libretas, y lo que antes dividía por asignaturas, ahora lo divido en apartados de mi vida: trabajo, estudios, proyectos…

Antes usaba línea de ojos y pintalabios, ahora corrector para las ojeras.
Y te das cuenta de que has crecido, cuando lo que antes era un bocadillo de Nocilla a media mañana, ahora es un té y una fruta.

Pero el cambio que más me ha marcado y del que estoy más orgullosa es la alarma a las 7 de la mañana, no es solo que ya no me vienen a despertar, o eso intento, sino las ganas de levantarte pronto. Me he dado cuenta que dormir no es una actividad, sino una inversión; gastas unas horas de tu día para levantarte con una energía arrolladora para darle caña a todo lo que quieras hacer. No hace falta dormir para soñar. 

Este curso quiero madrugar para que, todos esos propósitos, que ya sean hacer deporte más a menudo, publicar un post semanalmente, estudiar inglés o leer más, se vayan cumpliendo, porque son los propósitos los que te hacen disfrutar más de tu vida y harán que este también sea un gran curso.