#HelpCatalonia

Ya salen los Guardia Civiles del puerto, 0:00h, hora clave dicen.

Mañana me levanto a las 4h y no puedo pegar ojo, llevamos un fin de semana de locos. Ahora mismo hay gente durmiendo en colegios electorales, tractores y carrozas de Carnaval haciendo de barricada, guardando el sitio de votación. Hace rato se escuchaban repicar ollas, cucharas, sartenes y tapas. El 1 de Octubre ha llegado.

Llevamos des del 11 de Septiembre saliendo a la calle, reivindicando nuestro derecho a votar, queremos decidir nuestro futuro, pero parece que el Gobierno Central le da miedo escucharnos y lo único que hace es reprimir y no solo a los que están a favor de la Independencia, hoy parece que ha quedado en un segundo plano. Queremos votar. Des de los medios de comunicación solo hacen que mentir y muchos españoles salen a la calle a despedir a la Guardia Civil y Policía enviada aquí con gritos de «a por ellos«. Hace semanas que Catalunya decidió salir a la calle por dignidad, y más rápido de lo que creíamos, llegó el día.

Votantes de No y votantes del Sí estábamos a las 5h de la mañana en nuestros puntos electorales para que no los cerraran y poder ejercer nuestro derecho a voto, algo normal en un estado democrático.

Llegan las urnas con aplausos y emoción, todos hacemos cola nerviosos. «La cola en forma de serpiente y que ocupe la mayor parte de la plaza» nos piden los organizadores, en caso de que lleguen los Guardia Civiles y Policía Nacional les será más difícil entrar.

Las 9h, parece que el colegio todavía no puede abrir, están acabando de prepararlo todo, las mesas están compuestas de voluntarios elegidos a última hora, los que les tocaba estar no han llegado, no sabemos si por miedo, por estar en contra del Referéndum o porque no les ha llegado la carta, hace dos semanas que interceptan el correo.

9:10h todos aplaudimos, el colegio se ha abierto con normalidad. A esa misma hora me avisan de que los Guardia Civiles han entrado a un colegio a 5 minutos del mío. Se publican los primeros vídeos, la Policía está pegando a la gente. Entran a otro colegio cercano al mío, está vez más violentos, con más rabia. Van llegando imágenes de heridos, los nervios incrementan. Aplausos, el President ha votado. Dejamos que pase la gente mayor y a todos ellos se les aplaude al salir. Son valientes, a pesar del miedo salen a la calle a apostar por un cambio, una mujer mayor con cara de preocupación me coge la mano y me dice «Tú no has pasado una guerra«.

Y llega el momento.»Haced una piña entre todos, viene la Guardia Civil, que no entren«, somos muchos, la gente a la que le han cerrado el colegio ha venido al mío. Queremos votar. Todos nos juntamos, empieza a llover, protegemos las urnas, protegemos nuestro futuro. Todos callados, manos arriba. Móviles grabando. Silencio. Llueve fuerte. No viene nadie.

La actividad electoral se retoma. Entre nosotros hay hakers infiltrados con inhibidores, hacen que el censo electrónico no funcione, de las 9 mesas para votar, solo van 2.

14h, entre nervios, emoción y lágrimas, mi madre y yo conseguimos votar. Vamos a comer, el día promete ser largo.

Tarde pendiente de Redes Sociales, de sufrir por la familia, enganchada al móvil asegurándome que todos están bien. Las imágenes son horribles, pegando a gente que solo quería votar, empujando a gente que no está haciendo nada malo. Hay dos heridos graves, uno que por culpa de una pelota de goma que posiblemente se quedará sin visión en un ojo y un hombre ingresado por un infarto. Gente mayor herida, porrazos en la cabeza…Me invade la sensación de pena e impotencia. ¿Por qué nos pegan si solo queremos votar? ¿Por qué Europa finge no verlo?

18:30h cojo el bus, vuelvo al colegio, creo que la última hora será dura, creo que vendrán cuando cierren los colegios, para acabar de hundirnos. Muchos puntos de votación, sobretodo en pueblos pequeños ya han cerrado y han escondido las urnas.

19:30h Nervios. Complicidad entre la gente que queremos proteger nuestro voto. Unión.

20h Se cierra el colegio, aplausos. Recuento. Ha ganado el Sí, gritos, emoción, abrazos, cánticos. Hemos ganado. Hemos votado.

La sensación de impotencia no se fue, pero llegó el orgullo. Orgullo de pertenecer a un pueblo tan grande, un pueblo al que intentaron pisar y lo hicieron todavía más fuerte. Supimos sobreponernos al miedo, porque lo tuvimos pero ni así lograron pararnos.

Esa noche dormí como un tronco, pero no descansé lo suficiente para afrontar todo lo que estamos viviendo estos días. Más mentiras y represión por parte del Gobierno Central y medios de comunicación. Policía paseándose por las calles de Catalunya como si fueran sus casas. Violencia a base de golpes e insultos por parte de ultras. Y con todo esto respiramos fuerte y con la cabeza bien alta, con orgullo y con, cada día, más vergüenza de pertenecer a un país y a una Unión Europea no no condena la violencia ni fascismo. Basta de mentiras, basta de violencia, basta de odio, por favor. Solo queremos ser escuchados.

Sense títol_1_630x630

Avui per vosaltres Jordis! vencerem els dracs i tornareu a casa, us volem aquí! #LlibertatJordis

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s